FAMS-COCEMFE Sevilla pide la concienciación social sobre el encierro que viven personas con discapacidad por falta de accesibilidad en sus viviendas durante todo el año

• Una de las luchas del movimiento asociativo de la discapacidad es que no haya personas con movilidad reducida que no pueden salir de casa por falta de accesibilidad

• Con la situación del confinamiento, la sociedad debe ser más consciente de la realidad que viven muchas personas encerradas en sus viviendas todos los días durante años, porque no están adaptadas

• FAMS-COCEMFE Sevilla hace un llamamiento a la sociedad, que está experimentando sólo por unos meses la falta de libertad y movimiento, para que apoye a las personas con discapacidad en sus reclamaciones para que se cumplan las leyes y se garantice una vida digna a todas las personas

(Sevilla, 24 de abril de 2020)

La Federación Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Sevilla (FAMS-COCEMFE Sevilla) pide la concienciación social en estos tiempos de confinamiento, sobre la situación de encierro que viven muchas personas con discapacidad, debido a la falta de accesibilidad en sus viviendas todos los días durante, incluso, varios años.

Por ello, desde la Federación se aprovecha este tiempo de cuarentena general para reivindicar que se garantice la accesibilidad de todos los edificios de viviendas. Todas las personas de España han experimentado por ellas mismas cómo es vivir sin libertad. Ahora más que nunca, se pueden poner en la piel de quienes son discriminados/as sólo por tener limitación de movimientos y no pueden salir de sus casas, porque desde las instituciones públicas no se garantiza este derecho.

“El COVID19 lamentablemente nos ha igualado con respecto al resto de personas de la sociedad. Ojalá hubiera sido en otras circunstancias, pero ahora la sociedad española es consciente de lo que viven muchas personas con discapacidad. Hacemos un llamamiento, por tanto, a la empatía con nuestro colectivo, ése que permanece en prisiones que son sus hogares, en contra de su voluntad, y no por un tiempo limitado, sino en muchos casos, de por vida. Estar en casa con las necesidades cubiertas sin poder moverte no es vida”, puntualiza el presidente de FAMS-COCEMFE Sevilla, Juan José Lara Ortiz.

Desde la Federación se recuerda la obligatoriedad legal de realizar reformas de accesibilidad para garantizar viviendas en las que todas las personas puedan entrar y salir por ellas mismas, y ejercer sus derechos como el resto de la ciudadanía.

Actualmente, sólo el 0,6% de los 10 millones de edificios de viviendas de España cumplen de manera total con la reglamentación en materia de accesibilidad, a pesar de que el 4 de diciembre de 2017 finalizó el plazo legal para que fuesen accesibles.

España aprobó en 2011 la Ley de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD); y en 2015 se comprometió junto a otros 192 países con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas y su cumplimiento para 2030. En este sentido, el estado español tiene la obligación de cumplir dicha ley y dar respuesta a los ODS.

La reivindicación de FAMS-COCEMFE Sevilla hace referencia a la vulneración de derechos de la Convención en su articulado. En concreto, del artículo 5 ‘Igualdad y no discriminación’, que prohíbe toda discriminación por cualquier motivo; el artículo 9 ‘Accesibilidad’, que recoge la eliminación de obstáculos y barreras de acceso a las viviendas; el artículo 10 ‘Derechos a la Vida’, que garantiza el goce efectivo de vivir en igualdad de condiciones que las demás personas; el artículo 14 ‘Libertad y seguridad de la persona’, que asegura el disfrute del derecho a la libertad y que la existencia de una discapacidad no justifique en ningún caso la privación ella; el artículo 18 ‘Libertad de desplazamiento y nacionalidad’, que reconoce el derecho al desplazamiento y a elegir su residencia; el artículo 19 ‘Derecho a vivir de forma independiente y a ser incluido en la comunidad’, que reconoce la vida, la inclusión y la participación en la comunidad con opciones iguales a las de las demás personas y evitar el aislamiento o separación de la sociedad; y el artículo 28 ‘Nivel de vida adecuado y protección social’, que reconoce un nivel de vida adecuado con una vivienda apropiada.

También son vulnerados numerosos ODS, de los que cabe destacar los siguientes: ODS 3 ‘Garantizar vidas saludables y promover el bienestar para todos en todas las edades’; ODS 10 ‘Reducir la desigualdad dentro y entre los países’; ODS 11 ‘Hacer que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles’; y ODS 16 ‘Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, proporcionar acceso a la justicia para todos y construir instituciones efectivas, responsables e inclusivas a todos los niveles’.

La Federación recuerda con esto la obligatoriedad de cumplimiento de unos derechos que permiten a las personas con movilidad reducida llevar una vida digna, autónoma, participativa y libre.